Así se hacen los contenidos perfectos para e-mail marketing

Así se hacen los contenidos perfectos para e-mail marketing
3 min. de lectura

El e-mail marketing es una de las estrategias de marketing digital más utilizadas por las marcas. Su eficiencia destaca porque, precisamente, el correo electrónico es una herramienta que prácticamente todo usuario maneja y revisa a diario. De esta forma, se puede llegar a perfiles que ni siquiera están en otros rincones de internet como las redes sociales.

El único problema con el que nos podemos encontrar a la hora de desarrollar una buena estrategia es que los correos aparezcan en el spam o sean eliminados por los usuarios directamente, sin que muestren interés por abrirlos.

El secreto para evitar estos inconvenientes es hacer buenos contenidos, con títulos atractivos y diseños que luzcan profesionales. Sigue estos consejos y obtendrás el email perfecto para tus campañas.

El asunto del email

La cara visible de un correo electrónico es su asunto, si este no convence va a ser muy complicado que el usuario lo abra. Es importante ser conciso y “resumir” de alguna manera el contenido de valor del email para que sirva como gancho.

Aquí hay que moverse con un poco de sutileza, pues el tono demasiado comercial puede causar rechazo a una gran cantidad de internautas. Lo mismo ocurre si está mal escrito, con todas las letras en mayúsculas o con iconos extraños. Todo esto da la imagen de ser un posible virus, y es contraproducente.

Un buen diseño

Una vez está solventado el tema del asunto hay que volver a dar una buena imagen cuando se abre el e-mail. Para esto es crucial preocuparse por tener un buen diseño, que sea estético, ordenado y atractivo para la lectura. De nuevo, no puede parecer un spam malicioso que levante sospechas a nuestros posibles clientes.

Esto tiene fácil solución, ya que se pueden contemplar diferentes modelos de newsletter que ya están prediseñados o que sirven de inspiración. Esto siempre será mucho mejor que guiarse por la intuición y caer en el error.

Un mensaje atractivo y directo

Todo lo que se ha de transmitir en los e-mails masivos debe ser directo, claro, conciso y agradable de leer. El usuario no quiere ver una gran cantidad de texto que le llevará una buena cantidad de tiempo, especialmente cuando no ha solicitado por propia voluntad una información en concreto.

Para facilitar la legibilidad puedes separar los textos con títulos y subtítulos, además de recalcar lo importante en negrita. Incluye enlaces para ampliar la información, con el fin de poner solo la indispensable en el texto.

La importancia de las imágenes

Las imágenes que se integren en el cuerpo del correo electrónico van a ser de lo más llamativo cuando se abra el contenido. Es por esto que conviene cuidar las elecciones con criterio y al detalle.

En primer lugar, es fundamental que sean de buena calidad y que no pesen demasiado, para que no tarden demasiado en abrirse. Además, hay que poner atención en la parte estética y pensar en que vayan acordes con el diseño del e-mail en cuestión de color y aspecto.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.